#Entrevista con Sol Iametti: La hija del cambio

1609842_360727144136888_6232495422642797670_n

Imagen: Fan page Facebook de La hija del cambio

Si tomamos un café con aroma a creatividad e inspiración; si tenemos una ventana de postal parisina; si nuestros pies se ponen en movimiento y viajamos con la mente, el cuerpo y las palabras, seguramente el reflejo en el espejo nos devuelva una imagen. Y esta sería sin lugar a dudas la de Sol Iametti.

La escritura fue el punto de partida y de llegada, de encuentro compartido, y el resultado fue esta hermosa entrevista donde el diálogo derribó fronteras al igual que lo hacen los buenos libros.

A través de todas las palabras que conforman este diálogo de escritoras, Sol nos permite conocerla como artista (artesana de las palabras), como autora, viajera, hija y un infinito etcétera.

Sus hojas escritas son la excusa para realizar este intenso viaje entre la calidez de su propia mirada interior, llevándonos a viajar a esa parte del mundo tan propia, y de la cual nos hace partícipes de su pasaporte lleno de vivencias, lleno de historias, lleno de cambios.

 

Sol Escritora

¿Desde cuándo escribís?

Mis primeros recuerdos relacionados a la escritura me remiten a la oficina de mi mamá y una máquina de escribir en la que me sentaba para “jugar” y esperar a que ella terminara su horario de trabajo. Desde entonces, el sonido de las teclas actuó casi como un hechizo. Más adelante, en la adolescencia, abandoné la escritura para centrarme en mis estudios secundarios, pero el vínculo nunca cedió ya que en las materias vinculadas a la literatura encontraba la oportunidad de reencontrarme con mi aspecto creativo y poético.

¿Quiénes han influido en tu escritura?

El primer ángel que apadrinó mi historia de amor con la poesía fue mi abuela, quien colgó en un marco dorado un poema que escribí para ella en mis años adolescentes. Era casi lo primero que se veía al entrar en su casa: Un marco dorado con glitter, colgado debajo del reloj —escribir esto me hace recordarla y me dibuja una sonrisa automática—. Por otro lado, en este último tiempo, Clarice Lispector y Anaïs Nin se han convertido en una gran influencia a la hora de escribir, no sólo por su talento, sino además por esa magia que demuestran al momento de intercalar prosa y poesía.

¿Dónde encuentra inspiración Sol para escribir?

Podría decirse que todo aquello que entreteja un lenguaje poético me resulta profundamente atractivo: Alejandra Pizarnik, Gioconda Belli, Julio Cortázar, Mario Benedetti, Clarice y Anaïs… Todos ellos han sido una gran inspiración. Así mismo, la música fue una de mis primeros contactos con la palabra como pájaro. Mi niñez se impregnó de las letras de Spinetta, Pedro Aznar, Sui Generis, entre otros. Gracias a mi papá, en mi casa nunca faltó música. El cine y la fotografía también son grandes catalizadores a la hora de escribir. Frases, guiones y encuadres han sido semilla de varios de los poemas que anida mi cuaderno.

 

La hija del cambio

¿Por qué decidiste escribirlo?

Me pareció revelador empezar a interpretar la escritura como puente, asir las palabras como una forma de disolver las distancias y hacerle llegar al lector que no está solo; y es ahí donde aparece una frase de un libro que me recomendó una amiga/hermana: “Tras las nubes, el sol”.  Esta frase de “La sonrisa de las mujeres” fue la fotografía del sentimiento que me atravesaba tras la pérdida de mi mamá. La escritura como un lazo invisible que va de lado a lado para trazar la esperanza que trasciende el cambio.

¿Qué significa La hija del cambio para vos?

La Hija del Cambio fue mi forma de capturar un momento de mi vida, el momento de Hija; y de alguna manera también fue una forma de dejar atrás y seguir camino, como quien quema un cuaderno o escribe una carta de despedida. Escribir es mi forma de atravesar la transformación.

¿Cómo fue ese amor a primera vista con París que devino (entre otras cosas) en un hermoso poema que forma parte de tu libro?

Llegué a París sin expectativas. No esperaba que me deslumbrara como lo hizo. Desde que aterricé hasta que partimos a la siguiente ciudad me envolvió en un halo azul que me hizo reconectar con la poesía, el silencio y la contemplación. París es y será siempre una ciudad mágica que jamás podré terminar de describir porque sería como intentar cubrir el sol con el índice. Como dice una de las frases del libro: “Las mejores sensaciones de la vida suelen no tener explicación.”

¿Qué fue lo más nutritivo de ese viaje?

Comenzar a ver las ciudades como un espejo interno. Así como París hizo aflorar el lenguaje poético y la mirada suspendida en el entorno, Praga y Budapest me hicieron enfrentar mis ideales de perfección; y Roma desafió mi actitud frente a lo tempestuoso y las grandes magnitudes, sentirme pequeña y efímera entre tanta inmensidad. España, por su lado, fue casi como un amanecer de los sentidos en el que las rutas y el horizonte tuvieron un papel protagónico. Ese viaje, todos los viajes, son una posibilidad de auto-conocimiento.

En cuanto al estilo de escritura y el formato del libro: ¿Podríamos ubicar a La hija del cambio en una literatura no tradicional? Me refiero a que el lector encuentra en él poemas, narrativa, propuestas, ¡música! ¿Será que Sol Iametti reinventa la literatura?

Aquí voy a dejar entrever mi afán secreto por ser cineasta. Desde chica que siendo fanática de la fotografía, la música y la escritura veo el cine como la oportunidad perfecta de combinar todas las ramas del arte que me interesan. Sin embargo, nunca tuve coraje para incursionar en esa veta creativa. Cuando comenzó a surgir la idea del libro, pensé que de alguna manera podría convertirse en una película no-convencional, por eso traté y trato de ser lo más visual posible a la hora de escribir, porque mi meta es que viajen conmigo, y aquí es en donde vuelve a aparecer la escritura como puente. Cada frase y párrafo, cada poema, es una invitación a recorrer el mundo y las emociones, como quien se calza un par de lentes —en este caso color azul, que es mi preferido—. La Hija del Cambio fue una manera especial de unir mis grandes pasiones.

 

Escribir hoy

¿Cuáles son Todas las palabras que describen a tu escritora interior?

Hay muchas, pero creo que una palabra que ha sido clave a lo largo de mi proceso de escritura es TRANSFORMACIÓN. Como diría el gran Drexler: “Nada se pierde, todo se transforma.”

¿Qué viaje está emprendiendo hoy (si es que lo está) esa escritora que llevas dentro?

Siguiendo con la línea de la pregunta anterior, un viaje de transformación interna muy importante. Siento que estoy transitando la frontera entre ser Hija y Mujer; y en el camino empecé a incursionar en astrología y terapias alternativas a partir de las cuales, no solo adquirí una gran capacidad de auto-conocimiento, sino que además conocí personas maravillosas, compañeras que hacen que este viaje interno de transformación sea tan especial, entre ellas Nora, Romina y mis hermanas de alma que hacen que se amplíe el corazón un poquito más cada día.

¿Qué significa escribir para vos?

Me quedo con el concepto de “Escribir como puente”, algo así como la inolvidable canción de Cerati: “Usa al amor como un puente”. Escribir es una forma de dar(se), es una forma de amor.

¿Qué te gustaría que pasara con tus escritos de acá a unos años?

Seguir con la fe de que llegan a las personas que tienen que llegar, y además que les hagan saber que no están solos y que todas las emociones son válidas en nuestro camino de vida. Me gustaría que lo que escribo ayude a liberar y sanar; siento un fuerte vínculo con la palabra como herramienta de auto-conocimiento, conexión y sanación.

¿Qué mensaje te gustaría dejar con tu escritura? ¿Qué marca?

Hace unos meses aprendí una frase: “Como es adentro, es afuera”. Escribir es una forma de conectar con otros, y sobre todo, con nosotros mismos. El mensaje que me gustaría dejar es: “Estamos hechos de posibilidad”.

 

Plus

Con un café entre las manos, ¿cuál sería el soundtrack para esta entrevista?

Una lista entera de gris otoño-casi invierno:

http://www.todasmispalabras.com/2015/06/mixtapes-vol-27-vengo-con-la-lluvia.html

Gracias Sol por tanta inspiración!


Pueden seguir leyendo a Sol en su blog:

http://www.todasmispalabras.com/

Anuncios

#Entrevista con Mónica Bruder: “El cuento es síntesis: es el pasaje de la pesadilla al sueño”.

9292_1240256843151_450_300

La escritura y su implicancia en el bienestar biopsicosocial de los individuos es un campo cada vez más estudiado y difundido dentro de la Psicología y las ciencias afines.

En este caso en particular encontramos una mirada interesante y creativa sobre cómo abordar la escritura terapéutica. Hablamos del Cuento Terapéutico.

Para poder conocer un poco más de qué se trata, estuvimos conversando con la psicóloga Mónica Bruder, quien desarrollo este concepto.

¿Por qué escribir trae beneficios directos en la salud?

La escritura organiza nuestros pensamientos, trabaja sobre ambos hemisferios: derecho e izquierdo permitiendo un aumento en el sistema inmunológico y por ende beneficios directos en la salud: se trata de la escritura de una persona de las situaciones traumáticas a realizarse en forma continua y en un espacio de intimidad (a la manera de un diario íntimo).

¿Qué es Cuento Terapéutico?

Se denomina Cuento terapéutico al cuento escrito por un sujeto a partir de la situación más dolorosa vivida y que concluye con final positivo es decir que el conflicto presentado en el mismo tiene un final resolutivo.

¿Por qué en formato de cuento?

A través del personaje del cuento la persona puede proyectarse en el mismo: el cuento implica un proceso terapéutico que comparte las etapas de todo proceso: introducción (motivo de consulta), nudo (situación de conflicto) desenlace (elaboración).

El cuento es síntesis: es el pasaje de la pesadilla al sueño.

¿Qué hace que escribir un cuento sea terapéutico? ¿Cuáles son sus beneficios?

Al escribir un cuento terapéutico las personas pueden aumentar su bienestar psicológico, su afectividad positiva y disminuir su sintomatología física.

Escribir un cuento con final positivo colabora a que sea terapéutico: la persona vuelve a encontrar su autonomía obturada por la situación traumática y de esta manera volver a encontrar proyectos de vida.

Uno de sus libros se titula “El cuento y los afectos , Los afectos no son cuento”… ¿cómo sería ese encuentro entre cuento y afecto?.

El cuento es afecto ya que a través de su metáfora nos conecta tanto con los afectos positivos como con los afectos negativos, pero, al concluir con final positivo; ello permite el aumento de los primeros sobre los segundos.

¿Quiénes pueden escribir un Cuento Terapéutico?

En general la mayoría de las personas pueden escribir su Cuento terapéutico: para ello es necesario un proceso de simbolización para lograrlo.

Sujetos alexitímicos (dificultad para conectarse con los afectos) y con alto grado de depresión no estarían en condiciones de realizarlo.


Mónica Bruder, de nacionalidad argentina, es Dra. en Psicología. Su formación de base fue en el campo de la enseñanza y de la psicopedagogía (Licenciada en Psicopedagogía y Profesora en Enseñanza Primaria).

Es autora de los libros: El cuento y los afectos: los afectos no son cuento y Escritura y cuento terapéutico: enfoque téorico-clínico. Ha realizado publicaciones nacionales e internacionales sobre la temática del cuento terapéutico.

Contacto: monicabruder@hotmail.com