Duelo y Escritura: Tejiendo historias

Escribir sobre una situación dolorosa, trae alivio. Incluso, estudios realizados por Pennebaker (profesor en el Departamento de Psicología en la Universidad de Austin, Texas y autor de varios libros, incluyendo Opening Up y Writing to Heal) han demostrado los efectos directos de la escritura en la salud de las personas.

“La escritura enfocada a corto plazo puede tener un efecto beneficioso en todo el mundo desde aquellos lidiando con enfermedades terminales, víctimas de crímenes violentos hasta estudiantes universitarios enfrentándose a la transición de los primeros años.” (Fuente)

“Cuando a la gente se le da la oportunidad de escribir sobre sus conmociones emocionales, frecuentemente experimentan una mejora en su salud”-  dice Pennebaker. 

Dentro de las investigaciones sobre escritura terapéutica, la situación traumática que las personas necesitan poner por escrito, la mayor de las veces está atravesada por la muerte. Muchos son los escritores que han optado por hacer el duelo a través de sus obras, y en ocasiones, han pasado a ser una joya literaria.

Sabemos que la muerte forma parte de la vida. Sin embargo, cuando llega, aparece como algo sin sentido. Ante esta situación y el dolor como consecuencia, debemos ir tejiendo poco a poco una historia que le de sentido a lo sucedido, que nos permita poner en un nuevo lugar a esa persona.

No hace falta ser un escritor para tejer ese relato que nos ayude a rearmar el vacío de la pérdida.

Duelo y Escritura

Paso a contarte la historia de Maria Elena, quien fue participante de una situación experimental (1) y tomada como un “caso paradigmático” por su experiencia particular.

María Elena pierde a su hermano en forma abrupta, por un aneurisma cerebral, diez años antes de tener la experiencia de la escritura de un Cuento Terapéutico. Si bien realiza en el pasado un abordaje terapéutico, es con ésta experiencia de escritura que va a poder sanar dicha historia de dolor.

La joven, fue parte de un proceso experimental junto con 39 personas más. Dicha situación experimental dividió al grupo de personas en tres grupos. Un Grupo Control que mantuvo una escritura neutra, un Grupo Experimental 1 que escribió cuentos con final “triste” o negativo, y un tercer grupo, Grupo Experimental 2, que escribió cuentos con final “feliz” o positivo. En este último grupo, se encontraba María Elena.

Este estudio tenía como objetivo indagar los efectos terapéuticos del cuento con final positivo en sujetos que atravesaron situaciones traumáticas.

Ya te conté sobre el Cuento Terapéutico (si querés recordar de qué se trata, hacé clic acá). La consigna del mismo es escribir un cuento a partir de una situación traumática vivida con un final positivo.

La historia de María Elena sale a la luz, cuando al finalizar la escritura de su cuento, se acerca a quienes dirigían el estudio solicitando una copia de su cuento: “Necesito reescribirlo, me hizo tan bien…”

De los resultados del estudio, se observó que María Elena mejora notablemente su bienestar psicológico a partir de la escritura de su cuento terapéutico (esta mejora se pueden ver a partir de los resultados que se midieron con el BIESP).

Mejora su bienestar físico, así como también hay mejoría en sus dolencias (tos, dolores de cabeza, estomacales, insomnio). A partir de esta experiencia María Elena demostró ser una persona más saludable, no sólo en los datos recogidos en la aplicaciones de los test, sino porque decidió hacer publica su historia.

Aquí comparto el párrafo final del cuento de María Elena:

“Y porque si él que era tan chico pudo dejar tanto en ellos, cada uno tenía el deber de no abandonarse a sí mismo y a otro, porque aunque sin él físicamente, seguíamos siendo una familia, con el recuerdo y la experiencia de su paso en sus vidas. Y ellos lograr salí adelante con Pablo en el corazón. Hoy Pablo tendría 2 años. Catorce vivió con nosotros y hace nueve que vive en nuestros corazones”

No hace falta ser escritor para poder utilizar esta valiosa herramienta. Cualquier persona puede, con sus recursos, encontrar en las palabras el camino para reescribir esos relatos de dolor.

Escribir puede servir como un primer paso en el proceso de hacer algo para sentirte mejor. Escribir por el simple acto de escribir. Escribir para poner en palabras lo no dicho. Escribir para que no quede atrapado en el cuerpo. Escribir para purgar, limpiar. Escribir para encontrar alivio.

¿Querés compartir tu experiencia de escritura? Escribime a: crisalidapsicoterapias@gmail.com

 

Abrazos!

Patri Fagundez

____________________________

“Podemos traducir “remember” al español como recordar pues si consultamos el diccionario, “cordada” es el grupo de escaladores de montaña sujetos por una misma cuerda. Entonces podemos decir que re-cordar a la persona querida junto con la relación ya establecida, es volver a anudarla a nuestra cuerda para seguir escalando la montaña de la vida.” (Ángeles Díaz Rubín – Cuqui)


(1) Estudio a cargo de la Dra. Mónica Bruder (Buenos Aires, Argentina).

Podés leer todo el cuento de María Elena y conocer más sobre la Escritura Terapéutica en: Escritura y cuento terapéutico. Enfoque teórico-clínico. (Mónica Bruder, Ediciones Hormé).

Anuncios

#Entrevista con Mónica Bruder: “El cuento es síntesis: es el pasaje de la pesadilla al sueño”.

9292_1240256843151_450_300

La escritura y su implicancia en el bienestar biopsicosocial de los individuos es un campo cada vez más estudiado y difundido dentro de la Psicología y las ciencias afines.

En este caso en particular encontramos una mirada interesante y creativa sobre cómo abordar la escritura terapéutica. Hablamos del Cuento Terapéutico.

Para poder conocer un poco más de qué se trata, estuvimos conversando con la psicóloga Mónica Bruder, quien desarrollo este concepto.

¿Por qué escribir trae beneficios directos en la salud?

La escritura organiza nuestros pensamientos, trabaja sobre ambos hemisferios: derecho e izquierdo permitiendo un aumento en el sistema inmunológico y por ende beneficios directos en la salud: se trata de la escritura de una persona de las situaciones traumáticas a realizarse en forma continua y en un espacio de intimidad (a la manera de un diario íntimo).

¿Qué es Cuento Terapéutico?

Se denomina Cuento terapéutico al cuento escrito por un sujeto a partir de la situación más dolorosa vivida y que concluye con final positivo es decir que el conflicto presentado en el mismo tiene un final resolutivo.

¿Por qué en formato de cuento?

A través del personaje del cuento la persona puede proyectarse en el mismo: el cuento implica un proceso terapéutico que comparte las etapas de todo proceso: introducción (motivo de consulta), nudo (situación de conflicto) desenlace (elaboración).

El cuento es síntesis: es el pasaje de la pesadilla al sueño.

¿Qué hace que escribir un cuento sea terapéutico? ¿Cuáles son sus beneficios?

Al escribir un cuento terapéutico las personas pueden aumentar su bienestar psicológico, su afectividad positiva y disminuir su sintomatología física.

Escribir un cuento con final positivo colabora a que sea terapéutico: la persona vuelve a encontrar su autonomía obturada por la situación traumática y de esta manera volver a encontrar proyectos de vida.

Uno de sus libros se titula “El cuento y los afectos , Los afectos no son cuento”… ¿cómo sería ese encuentro entre cuento y afecto?.

El cuento es afecto ya que a través de su metáfora nos conecta tanto con los afectos positivos como con los afectos negativos, pero, al concluir con final positivo; ello permite el aumento de los primeros sobre los segundos.

¿Quiénes pueden escribir un Cuento Terapéutico?

En general la mayoría de las personas pueden escribir su Cuento terapéutico: para ello es necesario un proceso de simbolización para lograrlo.

Sujetos alexitímicos (dificultad para conectarse con los afectos) y con alto grado de depresión no estarían en condiciones de realizarlo.


Mónica Bruder, de nacionalidad argentina, es Dra. en Psicología. Su formación de base fue en el campo de la enseñanza y de la psicopedagogía (Licenciada en Psicopedagogía y Profesora en Enseñanza Primaria).

Es autora de los libros: El cuento y los afectos: los afectos no son cuento y Escritura y cuento terapéutico: enfoque téorico-clínico. Ha realizado publicaciones nacionales e internacionales sobre la temática del cuento terapéutico.

Contacto: monicabruder@hotmail.com